Siglo XIX

La encuadernación en el Fondo Antiguo de la BUS

El siglo de la Revolución Industrial se inicia con el estilo imperio que no es otra cosa que una evolución del neoclásico. Con formas pesadas, rígidas y simétricas se recuperan elementos griegos, romanos, etruscos y egipcios. Se consolida el hierro de esquina para evitar la fea superposición de las ruedas en los ángulos. El protagonismo decorativo se sigue concentrando en los lomos, lisos y ricamente adornados. En España se encuentra la variante "de cortina", creada por Antonio Suarez Jiménez, en la que con una composición de triángulos se imitan los pliegues de una cortina. Tiene la particularidad de que cada tapa presenta una decoración diferente.

El movimiento romántico, como protesta contra las formas clasicistas en boga, nace en Alemania y se extiende muy pronto por Europa. Los valores espirituales de la Edad Media son su fuente inspiradora, teniendo a las catedrales como el símbolo del nuevo estilo. Este ideario decorativo se prolonga hasta el reinado de Isabel II donde aparece la "rocalla Luis Felipe", conocida en nuestro pais como Isabelina. Son encuadernaciones caracterizadas por la decoración de varios filetes paralelos que se unen a las planchas de los ángulos y enmarcan un motivo central.

Muy importantes serán las encuadernaciones realizadas dentro del estilo técnico-industrial, conocidas como "comerciales", "de editor" o "de librero". Se fabrican en serie por encargo de los editores, no de los poseedores. De esta forma se abarata el precio final. Se intenta atraer a los potenciales compradores con vistosas portadas. 

Frente a la producción en masa surge un movimiento que reclama la recuperación de las artes y oficios medievales. Reinterpretan las encuadernaciones antiguas mejorando técnicas y materiales. Es lo que se conoce como estilos retrospectivos. En España tenemos ejemplos neoplaterescos, neomudéjares o neogóticas. 

A finales del siglo surge el estilo modernista desvinculándose de las influencias historicistas. Las cubiertas se pueblan de líneas curvas, largas y sinuosas que enmarcan adornos florales, animales, dibujos arabescos, dibujos figurativos, abstractos y alegorías. Se consiguen composiciones elegantes y refinadas, de gran belleza. 

El esquema decorativo de las tapas sigue los gustos del estilo imperio. Se estructura con una orla perimetral construida con la sucesión de una bordura de hilo dorado, de tres ruedas de motivos vegetales (tallos y flores) diferentes también doradas, un segundo hilo dorado y una última rueda vegetal que repite el motivo de la segunda. El cruce de las ruedas en los ángulos se resuelve con espacios cuadrangulares rojos sobre los que se desarrolla una composición de cortina estilizada y pequeñas flores enmarcadas por orla vegetal. El lomo, dividido en cinco entrenervios, se cubre con un rico repertorio de hierros dorados. Cada espacio se enmarca con orlas de motivos estrellados, excepto en el caso del tejuelo construidas con baquetas y rombos. El primer entrenervio se decora con entramado de arquillos y pequeñas flores. Sobre el segundo se posiciona el tejuelo de piel roja con letras capitales que reproducen el título. En el tercer y quinto espacio se descubre una red de ondas y pequeñas flores. El cuarto, sin embargo, se desmarca con una composición de cortina estilizada y florecillas. El proyecto decorativo se completa trasladando a los cantos una de las ruedas doradas utilizadas en las tapas. Asimismo se aplica el oro en los cortes del libro. Finalmente se opta por guardas de aguas que siguen el modelo de concha (tipología originada en Francia en las primeras décadas del siglo XIX), en tonalidades amarillas y marrones.  

 

Encuadernación de lujo en piel burdeos con esquema decorativo simétrico en ambas tapas que combina la decoración dorada y el gofrado en negro. Inicia la composición una doble bordura dorada, la externa de doble hilo y grosor y la interna de un hilo. Ocupa el centro una plancha gofrada con motivos geométricos y vegetales. En las esquinas caracolas construidas con roleos de tallos vegetales. Los contracantos se decoran con doble filete dorado. Un tercer filete cubre la unión con las contraguardas de piel burdeos en un tono más oscuro. Sobre estas se desarrolla una bella decoración de orla de filetes y motivos vegetales dorados. En el centro de la anterior se puede leer la dedicatoria a Victoriano de Encina y Piedra, Ministro de Finanzas. En la posterior "Hommage de l'Auteur". Las hojas de respeto son en moaré morado. El lomo se divide en seis entrenervios mediante  fileteado dorado y gofrado. Cada entrenervio queda delimitado por un marco de doble hilo dorado en cuyo interior se posiciona un florón vegetal gofrado y puntillé dorado al centro. En el segundo el tejuelo con el título de la obra. Al pie el nombre del famoso encuadernador, Thouvenin (Joseph).  

Encuadernación en piel verde cuyo esquema decorativo, de inspiración romántica, inicia con una cadena de baquetones con puntillé que enmarca ambas tapas. Al interno de la misma una orla construida con doble cadena gofrada y dorada de pequeñas flores combinadas con rocallas y motivos geométricos en las esquinas. En el centro de la tapa una plancha gofrada de lossange realizada con elementos vegetales y espacio central almendrado. Los contracantos se ornan con una orla dorada de motivos vegetales que enmarca las guardas de papel brocado morado. El lomo se decora con elementos diferentes. La cabeza y el pie se marcan con filete y orla de flores y hojas doradas. El resto del lomo se cubre con tallos curvos y contracurvos gofrados. Una flor dorada en la zona inferior se convierte en nota discordante. Dobles filetes dorados en forma de arco enmarcan el tejuelo rojizo sobre el  que se graba "La Historia Universal Pintoresca Antigua y Moderna".   

Encuadernación de estilo romántico en piel roja. La decoración, simétrica en ambas tapas, inicia con una bordura dorada de hilo grueso e hilo fino. En el espacio interior una plancha gofrada especular desarrolla motivos de rocalla, geométricos y florales y vegetales sobre fondo puntillé. En los cantos una rueda de motivos romboidales dorados que se repite gofrada en los contracantos. Los cortes y las hojas de guarda se cubren con motivos de aguas. El lomo se divide cuatro mediante el uso de filetes dorados. El título se dispone sobre el segundo con letras capitales doradas.  

Encuadernación en piel verde cuyo esquema decorativo, simétrico en ambas tapas, combina las técnicas del gofrado y el dorado. Las tapas se delimitan con un encuadramiento de hilo dorado que bordea una orla de palmetas también doradas. En el espacio central se utiliza una plancha gofrada que, de forma especular, reproduce roleos vegetales, palmetas, flores de loto y enrejado de perlas. El centro queda libre de decoración. Todo ello sobre fondo de puntillé. 

Cubierta en tela malva con esquema decorativo que combina el dorado y el gofrado. Se inicia con orla de baquetas gofradas que delimita el perímetro de las tapas. En su interior, la misma técnica de gofrado, diseña una bordura de hilo grueso y un marco poligonal de formas redondeadas que albergan en sus esquinas motivos vegetales y botones circulares. Hasta aquí la decoración se repite idéntica en ambas tapas. Sin embargo, sobre la anterior se añade una plancha dorada con una escena alegórica de la poesía: una figura femenina sedente y coronada, escribe en un libro posado sobre sus rodillas mientras apoya el brazo izquierdo en una lira sobre un pedestal cuyo frontal contiene una corona de laurel. Toda la escena se inscribe dentro de un tallo vegetal que crece hacia arriba formando un ocho y conteniendo en el espacio superior el título en grafía gótica alemana. Sobre el lomo, muy desvaído por fotooxidación, se aprecia un completo repertorio decorativo realizado con hierros dorados. La cabeza y el pie se cubren de orlas construidas con palmetas entrelazadas, filetes y puntillé. Tras las orlas rocallas y en el centro el autor y título en caracteres del gótico alemán. 

Encuadernación en tela negra cuya decoración combina las técnicas del dorado y el gofrado. Las tapas se enmarcan con una orla gofrada de motivos geométricos. Al centro de la tapa anterior se dispone una plancha dorada figurativa: un retablo formado por arco central de medio punto sostenido por dos columnas de orden dórico, flanqueadas con jarrones. La parte superior se completa con una vidriera, balaustrada y cornisas que apoyan sobre columnas corintias. A ambos lados hornacinas con figuras de factura clásica. Una sujeta un arpa y la otra sostiene un libro abierto.  En la parte inferior del retablo se sitúa, hacia abajo, otra construcción arquitéctonica con rosetón central, pedestales, jarrones y tallos vegetales. Sobre la tapa trasera se graba en dorado un motivo arquitectónico de inspiración fantástica con dos querubines en la zona inferior. El mismo tipo de elementos arquitectónicos fantásticos granados mediante hierros dorados se disponen por encima y por debajo del título en letras capitales. Completa el proyecto decorativo el pan de oro usado sobre los cortes del libro. 

Cubierta realizada en tela verde cuyo fondo aparece completamente cubierto por una malla de rombos y rocalla en las esquinas. El dorado se reserva al motivo central de la tapa anterior ejecutado con una plancha. Una orla construida con ramas enmarca el título de la obra. El lomo, dividido en cinco entrenervios, aloja en el segundo el título de la obra en letras capitales doradas. Los cortes se embellecen con pan de oro. 

Encuadernación en tela que combina el gofrado y el dorado como técnicas decorativas en ambas tapas. Sobre la anterior un marco gofrado rectangular enmarca una plancha dorada figurativa. Una orla de elementos vegetales con querubines que sostienen una corona vegetal rodea un marco oval de perlas. En el centro del mismo se desarrolla una escena que, con toda seguridad, alude al contenido del libro: un hombre subido en un burro, es recibido por dos personajes femeninos (uno de ellos solloza), dos niños, un hombre que le saluda quitándose el sombrero, y un perro. La tapa trasera se decora con plancha gofrada de forma romboidal construida con tallos y flores. Sobre el lomo el mismo motivo dorado de tallos, flores y gotas se repite en la cabeza y el pie. En el espacio central el autor, título y datación.

Encuadernación en piel que utiliza diferentes tonalidades y técnicas para completar un bello esquema decorativo diferente en ambas tapas. Sobre la anterior una rueda con flores y tallos, seguida de triple filete y cadena de motivos geométricos completan el marco dorado que limita las tapas. La pasta valenciana de base se completa con un paralelogramo trazado con combinación de doble cadena geométrica y filetes dorados. El marmoleado interior adopta tonos rojizos. La banda central, en piel roja, realizada con la técnica del mosaico, también se enriquece con la utilización de las citadas cadenas geométricas y filetes dorados. En la tapa posterior las técnicas de la pasta valenciana, el mosaico y el dorado se combinan para conseguir un elegante ejemplo de decoración "de cortina" en tonos verdes, marrones y el rojo de los pliegues del falso tejido. El oro cubre casi por completo la piel avellana del lomo. El mismo se delimita a ambos lados con una rueda de puntillé. La superficie se divide en seis falsos entrenervios de diferentes dimensiones delimitados por líneas onduladas y cenefas de dobles filetes que encierran una cadena geométrica. En el primero, tercero y sexto se cubre el espacio con una sucesión de ondas y puntillé. Para el cuarto y quinto se escogen hierros sueltos de flores y círculos y un pequeño florón con cuentas, tallos y flores. Un tejuelo rojo con el título en capitales doradas entre cenefas de arquillos, puntillé y doble filete se posiciona en el segundo. Al pie del lomo las iniciales del encuadernador, F.Martín.

Sobre la cofia, cantos y contracantos una sucesión de baquetones dorados que a su vez enmarcan las guardas de aguas de tonos azules. Los cortes, como no podía ser menos en un volumen de estas características, se cubren completamente de oro.