Desarrollos foráneos

El constitucionalismo gaditano no se desenvolvió en solitario. El eco de la experiencia francesa se dejó sentir especialmente. Al norte de los Pirineos se habían declarado solemnemente los derechos del hombre y del ciudadano (1789). Mediando sucesivas y dispares decisiones constituyentes (1791, 1793, 1795), se había intentado construir un Estado sobre la base de la soberanía nacional, la división de poderes y la centralidad de la ley, con límites taxativos al poder regio, durante la Monarquía, y con planteamientos sustantivos de democracia directa o representativa, durante todo el intervalo revolucionario. Émula y a la vez impugnadora de la filosofía revolucionaria francesa, la rebelión e independencia de la colonia de Haití puso de manifiesto el alcance universal y las pretensiones limitadas de los derechos civiles y políticos proclamados por los franceses...

Ver más