Directamente relacionadas con los manuales de confesión se encuentran las obras de casuística moral, las sumas de casos de conciencia, realizadas con el fin de exponer cientos de estos casos con sus resoluciones para auxiliar a los confesores a la hora de impartir la absolución al penitente. Eran obras de teología moral, exhaustivas a veces, pero siempre con un marcado sentido práctico..

A finales del siglo XV y principios del XVI se publican grandes sumas de casos de conciencia, en forma de diccionarios de teología moral. Destacan las de Angelo de Chivasso (Summa Angelica), Silvestre de Pieras (Sylvestrina), Gaetano (Summula), Bartolomeo Fumi (Armilla Aurea) y Battista de Salis (Battistiniana).

El teólogo italiano Juan Bautista Trovamala, o Novamala, tambien conocido como Battista de Salis, publicó por vez primera la Summa Battistiana o Summa Rosella en Venecia, en 1481.

El fraile dominico Domindo de Valtanás es una de las figuras polémicas de la historia religiosa en la Sevilla del siglo XVI, por el proceso que le abrió la Inquisición en el contexto del aplastamiento sin contemplaciones de cualquier veleidad reformista o luterana. Aunque no han faltado autores que hayan puesto en duda la talla intelectual de Fray Domingo, e incluso defendido que su proceso se debió a la acusación de solicitación ad turpia, Fray Domingo debió gozar de considerable ascendiente en los ámbitos religiosos de la ciudad.

Manuel Rodrigues (1545-1619) estudió Derecho en Coimbra e ingresó, ya estando en España, en la orden d e los Capuchinos. Teólogo y canonista, fue autor de obras que alcanzaron enorme difusión. Entre ellas, la Summa, editada por primera vez en Salamanca en 1592 por Juan Fernández, conocerá cerca de cincuenta entre 1592 y 1620.