Aguafuerte y agua tinta (151x194 mm.)

Un grupo de fieles muestra devoción a una reliquia, o más bien a una especie de momia en el interior de una urna y transportada a lomos de un burro. Posiblemente se trate de alguna de las procesiones que paseaba por las calles de Madrid en aquellos dias y representarla de este modo abre una crítica satírica hacía la religiosidad del pueblo carente de razón, que continuará como hilo conductor en las tres siguientes estampas. De este modo, Valeriano Bozal también establece esta relación y explica que se trata de una referencia al engaño constituido por la Iglesia.

Una postura más novedosa nos ofrece Nigel Glendinning (1962) que relaciona esta estampa con la fábula de Fontaine "El asno cargado de reliquias", conocida por la versión española contemporánea que realizó Félix María de Samaniego e Ibánez de la Rentería. "De Reliquias cargado / Un Asno recibía adoraciones, / Como si a él se hubiesen consagrado, / Reverencias, inciensos y oraciones[...] De vuestra vanidad vuestra locura; / El referente cultoque procura / Tributar cada cual este momento, /No es dirigido a vos Señor Jumento / Que solo va en honor, aunque lo sientas, De la sagrada carga que sustentas".

Muestra la vanidad del asno ante el que se arrodillan un grupo de fieles y en la siguiente estampa "67. Esta no lo es menos" sustituye el animal por políticos serviles que utilizan la Iglesia amparándose en la ingenuidad del pueblo.

 

Una de las iniciativas que tomarán tanto el pueblo como las instancias de la iglesia serán ofrecer rezos de acción de gracias y ceremonias solemnes creyendo ser así favorecidos y se destinarán grandes cantidades de dinero a ello a pesar de las penurias. 

Goya nos presenta la tremenda paradoja del horror de haber transportado la muerte frente a su veneración ahora, y transmite la idea que la superstición y la religión no librarán al pueblo de la situación de miseria.