Aguafuerte y agua tinta (131x182 mm.)

El hambre y la miseria fueron los principales problemas causados por el conflicto bélico.  A medida que el trigo se iba agotando en los graneros de las distintas ciudades, la almorta se erigió en uno de los principales productos de la alimentación, de lo que se deja buena constancia en la estampa 51 de esta misma serie. Esta especie de las legumináceas, prohibida para el consumo humano durante varias décadas en España, ocasionaba numerosos problemas sanitarios, llegando a causar incluso la paralización de ciertas partes del cuerpo. 

A esta cuestión hace referencia esta obra bajo el título de "Sanos y enfermos", pues bajo el primero de estos adjetivos se conocía a la población que había ayudado al afianzamiento del bando ocupante. Pero tampoco ellos se libraron de sufrir las consecuencias devastadoras de la mala alimentación, pues el consumo generalizado de almorta también ocasionaba graves problemas de salud a estos "sanos". 

Esta desnutrición se manifiesta en los cuerpos escuálidos de los protagonistas, cuyo raquitismo da a entender que padecían latirismo, una enfermedad provocada por la habitual ingesta de harina de almorta. Otras consecuencias de la misma eran piernas rígidas, somnolencia, inmovilismo, parálisis y la imposibilidad de manterse en pie, lo que se parece advertir en las personas que aparecen en esta estampa.