Aguafuerte, agua titna y ligeros toques de punta seca (138x188 mm).

Según algunas interpretaciones, esta polémica estampa se dedicada a otro de los contendientes que se involucraron en el conflicto bélico, el bando inglés, que tomó parte como aliado de los seguidores de Fernando VII. Así, el perro que se representa, de la raza bulldog, haría referencia a los soldados de esta nación, quienes suscitaron los recelos en no pocas ocasiones de sus camaradas. 

Si atendemos a esta lectura, habría que entender el epígrafe de la obra como una referencia a los beneficios políticos que los ingleses adquirirían en caso de vencer al bando francés. Podemos ver al perro que los representa ladrando, con fuerte expresión de dolor, mientras intenta zafarse de su agresor: aunque esté siendo atacado, sabemos que en cuanto se libere, volverá a intentar embestir.

En cuanto a su atacante, nada se nos revela. Quizás represente a las tropas napoleónicas, aunque también tenemos constancia de varios enfrentamientos de menor importancia que tuvieron lugar entre españoles e ingleses en varios momentos de la contienda.