Aguafuerte y aguatinta (150 x 205 mm.)

Una pareja de hombres tira de una cuerda en cuyo extremo está atado un cuerpo desnudo de cintura para abajo, posiblemente un cadáver. Detrás les sigue la muchedumbre enfervorizada capitaneada por un hombre que alza en su brazo una vara. Este grabado podría ser una continuación del anterior, el nº 28, "Populacho". O sea, tras haber apaleado  un cuerpo, se continúa el escarnio arrastrándolo ante el pueblo, que disfruta de este macabro espectáculo.

Goya se ha detenido en la representación de los rostros de los dos hombres que tiran de la cuerda. Uno de ellos mira con conmiseración el cuerpo que están acarreando mientras que el otro, con los ojos cerrados, se concentra en la labor que está desempeñando, quizá en un intento por no pensar en lo execrable de la acción.

Las caras de los que siguen al cadáver en una morbosa procesión han sido resueltas superficialmente y parecen máscaras.