Aguafuerte ( 145 X 194 mm.)

Lucha de varios paisanos con soldados franceses. Un soldado francés alza una mano entre un montón de cadáveres y moribundos difícilmente distinguibles. Es como una desesperada protesta contra el hacha, a punto de abatirse, que aparece a la derecha de la composición.

Esta estampa y la anterior nos remiten a los sucesos del 2 de mayo de 1808 en Madrid, día en que estalló la revuelta popular. Las composiciones se resuelven en dos planos con figuras de envergadura suficiente como para prescindir del escenario y poder concentrarse en la representación de expresiones y sentimientos.

M. Núñez de Arenas, en su compilación L'Espagne, des Lumiéres au Romantisme (París, 1963), publicó el testimonio de un militar francés que participó en la refriega: "Las calles hervían atestadas de gentes armadas con fusiles, con pistolas, con espadas, con picas, con hachas, con palos; no se oían más que gritos de muerte o venganza".

 

En este detalle  vemos la deformidad casi animal del rostro del paisano que va a asestar el hachazo mortal, cuyos ojos desorbitados nos resultan inexpresivamente ciegos.

"La mayor parte son gente de lo más despreciable de la plebe, los que se llaman manolos, acompañados de un número infinito de mujeres, que son algo más terribles que los mismos hombres, y unos y otros armados con palos, con cuchillos y espadas, y algunas armas de fuego mugrientas y mal condicionadas. Estas son las gentes y las armas con que en este día se ha hecho frente a la artillería, y las bayonetas del ejército francés"

Emmanuel Larraz, "Théatre et potingue pendant la Guerre d'Indépendance espagnole: 1808-1814"