Monasterio de la Cartuja

Los orígenes de la Orden de los Cartujos se remontan al año 1084, cuando Bruno, junto a seis compañeros, se trasladó a Grenoble, instalándose, con el beneplácito del obispo Hugo, en el macizo de Chartreuse, en el municipio de Saint Pierre de Chartreuse. Algunos de sus miembros llegaron a Sevilla, procedentes de El Paular (Madrid), en torno a 1400, llamados por el arzobispo Gonzalo de Mena, que les encomendó la Iglesia Parroquial de San Juan de Aznalfarache y fundó y dotó su Monasterio de Santa María de las Cuevas, extramuros de la ciudad de Sevilla...

Seguir leyendo