Convento de San Agustín

La presencia de los agustinos en Sevilla se constata poco después de la Reconquista de la ciudad por el rey Fernando III el 23 de noviembre de 1248. Las crónicas afirman que el primer convento masculino de la regla de San Agustín que se estableció en Sevilla fue el Convento de San Agustín o Casa Grande en 1249, aunque estudios recientes posponen esta fecha. Posteriormente se llevan a cabo otras fundaciones vinculadas a la religión agustiniana como el Convento de San Acacio a finales del siglo XVI, levantado fuera de la ciudad junto a la Cruz del Campo, con la finalidad de dedicarlo a centro de estudios, después trasladado al centro de Sevilla, a la calle de la Sierpe.

Seguir leyendo