Colegio de San Alberto

El colegio de San Alberto es quizás el último que se funda dentro del movimiento de fundaciones de las órdenes religiosas de colegios donde se enseñara la cultura propia del tiempo que terminaba el estudio de la teología como ciencia suprema en los centros que tenía la iglesia, que eran casi todos. Radicaba en un bello edificio que en gran parte se conserva, adyacente a la iglesia de San Alberto, cerca de la parroquia de San Isidoro. Consistía en un claustro interior alrededor del cual se disponían, en la planta baja, los servicios comunes del convento: sala capitular, refectorio, biblioteca, sacristía, etc. 

Seguir leyendo