Fundación

El 28 de diciembre de 1254 el rey Alfonso X otorgó un privilegio a la ciudad de Sevilla para crear en ella un Estudio General que no se llevaría a la práctica. Siglos después, en 1502, durante la estancia de los Reyes Católicos en la ciudad, concedieron al Concejo una Real Cédula autorizando la creación en ella de unos Estudios Generales, pero de nuevo tampoco fructificó el proyecto. Sería un hombre excepcional, Rodrigo Fernández de Santaella, canónigo de la catedral hispalense, Arcediano de Reina, que había estudiado en el Real Colegio San Clemente de los Españoles de Bolonia, y uno de los grandes humanistas de la Sevilla de entonces, quien lo pondrá en marcha, solicitando y obteniendo la autorización pontificia.

La bula de Julio II de 12 de julio de 1505 autoriza a Fernández de Santaella la erección del Colegio-Estudio General de la Santa María de Jesús y es por ello considerada la bula fundacional de la Universidad de Sevilla.

En la bula, entre otras disposiciones, se permitía la enseñanza de Artes, Lógica, Filosofía, Teología, y Derecho Canónico y Civil. También se autorizaba a Fernández de Santaella a redactar los Estatutos del Colegio, que quedó bajo la advocación de Santa María de Jesús.

En 1508 recibió Fernández de Santaella otra bula de Julio II por la que le concedía los mismos privilegios que tenían otorgados otros colegios-estudios generales del reino, así se incluían los estudios de Medicina y se concedía capacidad de aceptación de los cursos tomados en otras universidades, si eran probados legitimamente, y la recepción de los grados después de un examen riguroso.