Hay que esperar nada menos que hasta 1889 para que la Real Academia Española publique, por primera vez, acompañadas de un estudio por Leopoldo Augusto de Cueto, el marqués de Valmar, las Cantigas de Santa María. De esta edición, encuadernada en tela editorial en estilo modernista, posee la Biblioteca de la Universidad de Sevilla un ejemplar con signatura A F/140-141. A ello se añade la excelente reproducción facsímil del Códice de Florencia (Ms. B.R.20), de la Biblioteca Nazionale Centrale de Italia.

De la traducción alfonsí del Calila y Dimna, conjunto de relatos orientales que alcanzaron notable difusión en la Europa medieval, la primera edición la dio a luz Pascual de Gayangos en 1817, no existiendo ejemplar en la BUS. Sí hay ejemplar del tomo de la BAE titulado Escritores en prosa anteriores al siglo XV, que se abre precisamente con la traducción española de Calila y Dimna. Y existe además reproducción facsímil del Exemplario contra los engaños y peligros del mundo, en Valencia, Por Vicent García, 1996.

En cuanto a la suerte de las que Palau reúne bajo el epígrafe de obras lúdicas, sólo en 1913 verá la luz por primera vez El libro del ajedrez, en una edición en Leipzig, por Karl W. Hiersemann. Se trata de una reproducción fotográfica del códice J.T.6 fol. de la Biblioteca del Escorial. También de esta reproducción posee ejemplar la BUS, con signatura U/0001-0002, igual que de la magnífica edición de Vicent García, en Valencia, 1987, reproducción también del códice escurialense.

Entrar en la sala

Obras literarias