ENTRAR EN LA EXPOSICIÓN

El redescubrimiento de la Antigüedad es uno de los caminos que recorre el pensamiento occidental de los tiempos modernos. Ya en la Baja Edad Media, pero sobre todo a partir de la invención de la imprenta, una parte fundamental de la producción libraria se dedica a la publicación de textos clásicos que o bien habían sobrevivido gracias a la tradición manuscrita sostenida en los scriptoria medievales, o bien habían sido re-descubiertos traidos por sabios griegos que huían del imparable avance de los turcos.

La obra de filósofos, literatos, historiadores, astrónomos, médicos y matemáticos de los tiempos antiguos se incorpora definitivamente al bagaje de Europa Occidental. El afán por mejorar el conocimiento de la Antigüedad --mejor aún si con ello se lograba dorar blasones más o menos locales-- dará pie además al nacimiento y desarrollo de ciencias que hoy llamamos auxiliares de la historia, como son la arqueología, la epigrafía y la numismática. La Biblioteca de la Universidad de Sevilla custodia entre sus fondos históricos buena parte de esa producción impresa y algunos notables manuscritos que permiten una mejor comprensión de la reinterpretación --las reinterpretaciones-- que la Europa de los siglos XV al XVIII hizo del mundo antiguo.